Conservar La Sangre Del Cordón Umbilical: Todo Lo Que Necesitas Saber Sobre Las Células Madre

Si te estás planteando la posibilidad de conservar las células madre del cordón umbilical de tu bebé, pero no sabes por dónde empezar porque has leído mucha información en Internet y no sabes con qué quedarte, te recomendamos leer este artículo que resume los aspectos principales a tener en cuenta a la hora de guardar o donar la sangre del cordón umbilical de un recién nacido.
En definitiva, las células madre del cordón umbilical de tu bebé son extremadamente valiosas porque pueden convertirse en otros tipos de células, tejidos y órganos que podría llegar a necesitar el bebé en el futuro.
La crio-preservación de células madre del cordón umbilical puede entenderse como una inversión en la salud y bienestar futuro de tu bebé.
¿Qué es el cordón umbilical?
Lo primero que debes saber es que el cordón umbilical conecta a un bebé con su mamá durante los nueve meses de embarazo hasta el alumbramiento.
Un cordón umbilical mide unos 50 cm. de largo y 2 cm. de grosor, y va desde el estómago del bebé hasta la placenta de la madre que se encuentra en el útero. En el interior del cordón umbilical se encuentran las preciadas células madre.
¿Cómo funciona el cordón umbilical?
El rol del cordón umbilical es llevar nutrientes, oxígeno y hormonas al bebé a través del flujo sanguíneo que circula hacia el útero y funciona también como una depuradora eliminando los deshechos del bebé a través de su madre.
De esta forma, el bebé recibe todo lo que necesita para crecer y desarrollarse mientras que está en el útero materno. En la recta final del embarazo, la madre transmite al feto anticuerpos a través del cordón umbilical ofreciéndole protección frente a posibles infecciones y eliminando deshechos nocivos a través de los riñones.

¿Qué pasa con el cordón umbilical durante el parto?
Cuando nazca tu bebé, los facultativos sanitarios procederán a cortar el cordón umbilical, pinzándolo previamente con unas abrazaderas esterilizadas. Como el cordón umbilical no tiene nervios, el corte no duele ni al bebé ni a la madre. El corte del cordón umbilical tampoco implica la pérdida de cantidades importantes de sangre.
Aproximadamente una o dos semanas después del nacimiento del bebé, los restos del cordón umbilical se secan y se caen. Poco tiempo después, cicatriza y sana completamente convirtiéndose en el ombligo.
La conservación de células madre del cordón umbilical simplemente consiste en extraer – y preservar – unas muestras de sangre y/o tejido del cordón durante el parto.
¿Qué son las células madre?
Las células madre son células microscópicas programadas para formar distintos tipos de tejidos. Puedes imaginarte las células madre como “súper células” ya que su misión todavía no ha sido establecida y pueden convertirse en muchas cosas distintas.
Por eso precisamente son tan valiosas las células madre de tu bebé; porque pueden convertirse en otros tipos de células, tejidos y órganos que podría llegar a necesitar en el futuro.
Todos tenemos células madre adultas en nuestro cuerpo, pero su calidad suele empeorar con el paso del tiempo ya que las células madre adultas se van dividiendo y pierden sus propiedades reparadoras y auto regenerativas.
Sin embargo, el nacimiento de un bebé es una ocasión única para conservar las células madre – y el valioso material genético que contienen – porque son jóvenes. El cordón umbilical incluye en su interior dos tipos de células madre:
  • Células madre de la sangre del cordón umbilical – Tienen la función de constituir diferentes células del sistema inmunológico y sanguíneo incluyendo los glóbulos blancos (combaten distintos tipos de enfermedades), los glóbulos rojos (transportan oxígeno en el organismo) y las plaquetas (sirven para cicatrizar lesiones).
  • Células madre del tejido del cordón umbilical – Los vasos sanguíneos del cordón umbilical están protegidos por una gelatina que es una fuente rica de células madre. Estas células pueden diferenciarse en órganos y tejidos (hueso, grasa, hígado, neuronas, páncreas …)
¿Qué enfermedades pueden tratar las células madre?
Los expertos creen que las células madre podrían utilizarse para curar innumerables enfermedades como el Parkinson, el Alzheimer, los problemas cardiacos o la diabetes que se originan por lesiones en determinados grupos de células.
En la actualidad, las células madre obtenidas de la sangre del cordón umbilical pueden utilizarse como parte de terapias para el tratamiento de innumerables enfermedades incluyendo distintos tipos de leucemias, anemias, ciertos tipos de linfomas, desórdenes congénitos de las plaquetas, anomalías congénitas del sistema inmune, ciertos tumores, enfermedades metabólicas y otros desórdenes.
De igual manera, las células madre obtenidas del cordón umbilical siguen empleándose en distintos ensayos clínicos para combatir muchas enfermedades más.
Bancos de células madre del cordón umbilical
En estos momentos existen numerosas empresas privadas en España que actúan como bancos privados de células madre procedentes del cordón umbilical.
Estas empresas generalmente se ocupan de:
1.) Extraer las células madre de una muestra de sangre del cordón umbilical del bebé obtenida inmediatamente después del alumbramiento.
2.) Crío-preservar (congelar) las células madre extraídas del cordón umbilical, y almacenarlas en un entorno protegido para su posible utilización terapéutica a futuro.
Si se contrata este servicio de banco de células madre, en el momento del nacimiento los facultativos sanitarios recogerán una muestra de sangre del cordón umbilical y lo enviarán a procesar. Una vez extraídas separadas las células madre, se conservarán congeladas hasta su eventual utilización en el futuro.
Cada uno de estos bancos privados de células madre procedentes del cordón umbilical tiene su propia operativa, y actúan de forma diferente, pero en general el proceso es muy sencillo.

Qué Son Y Cómo Funcionan Las Células Madre

Probablemente hayas oído hablar más de una vez sobre las “células madre”. Si no tienes muy claro lo que son las células madre, no te preocupes porque aquí te lo vamos a explicar de forma clara y sencilla para que lo entiendas a la perfección.
Las células madre son células microscópicas que tienen la capacidad de formar distintos tipos de tejidos a través de un proceso conocido como diferenciación. Podríamos decir que estas “súper células” son polivalentes – comodines, si se quiere – ya que su misión todavía no ha sido establecida y pueden llegar a convertirse en muchas cosas distintas. 
De ahí precisamente el valor de las células madre. Las células madre, por tanto, son la fuente del resto de células, tejidos y órganos del ser humano.
qué hacen las células madre
Las células madre pueden producir distintos tejidos
Tipos de Células Madre
Las células madre pueden clasificarse fundamentalmente en dos tipos:
  • Células Madre Embrionarias: aquellas células madre que pueden extraerse de un embrión antes del nacimiento del bebé. 
  • Células Madre Adultas: células madre presentes en el organismo y cuya función es mantener y reparar distintos tipos de tejidos.

 

Las Células Madre del Cordón Umbilical
Todas las personas tenemos células madre adultas en nuestro organismo, pero su calidad tiende a empeorar con el paso del tiempo ya que las células madre adultas se van dividiendo y pierden sus propiedades reparadoras y auto regenerativas.
Por esta razón, el nacimiento de un nuevo bebé representa una ocasión inmejorable y única para preservar y conservar las células madre y éstas se obtienen a través del cordón umbilical que es rico en células madre.
Las células madre del cordón umbilical son células madre adultas, y es importante tener en cuenta que el proceso de guardar el cordón umbilical del recién nacido con el objetivo de proceder a la conservación de células madre no duele ni puede considerarse un procedimiento agresivo.
En el supuesto de no conservar el cordón umbilical para proceder a la extracción de células madre, el cordón umbilical se deshecha después del parto y se pierde la oportunidad de aprovechar el valioso material genético que el cordón umbilical incluye en su interior.
ver celulas madre
Células madre vistas a través de un microscopio de gran potencia
Tipos de Células Madre del Cordón Umbilical
El cordón umbilical incluye en su interior dos tipos de células madre que describimos a continuación:
  • Células madre de la sangre del cordón umbilical – Éstas se conocen como células madre sanguíneas o hematopoyéticas y son similares a las que se encuentran en la médula ósea. Este tipo de células madre del cordón umbilical tienen la función de constituir las diferentes células del sistema inmune y sanguíneo incluyendo los glóbulos blancos que sirven para combatir distintos tipos de enfermedades, los glóbulos rojos que transportan oxígeno en el organismo y las plaquetas que actúan sobre la coagulación de la sangre para cicatrizar lesiones.
  • Células madre del tejido del cordón umbilical –Los vasos sanguíneos del cordón umbilical están protegidos por una gelatina firme conocida como Gelatina de Wharton que es una las fuentes más ricas en células madres de todo el cuerpo humano. Estas células, extraídas del tejido del cordón umbilical, se conocen como células madre mesenquimales. Las células madre mesenquimales obtenidas a través del tejido del cordón umbilical pueden diferenciarse en órganos y tejidos (hueso, grasa, hígado, neuronas, páncreas, músculo…) También tienen un potencial regenerador de tejidos dañados, y han probado ser especialmente útiles en combinación con otras células madre tales como las células madre hematopoyéticas obtenidas en la sangre del cordón umbilical.
Enfermedades Tratadas con Células Madre del Cordón Umbilical
La comunidad científica tiene grandes expectativas depositas en las células madre – no sin polémica – ya que teóricamente podrían utilizarse para curar innumerables enfermedades como el Parkinson, el Alzheimer, las dolencias cardiacas o la diabetes que se originan por lesiones en determinados grupos de células
En la actualidad, las células madre obtenidas de la sangre del cordón umbilical pueden utilizarse como parte de terapias para el tratamiento de innumerables enfermedades incluyendo: 
celulas madre del cordon umbilical
Prolifera la investigación con células madre del cordón umbilical

Leucemias:

 Leucemia aguda
Leucemia linfoblástica aguda
Leucemia mieloide aguda
Leucemia aguda bifenotípica
Leucemia aguda indiferenciada
Leucemia crónica
Leucemia mieloide crónica
Leucemia linfocítica crónica
Leucemia mieloide crónica juvenil
Leucemia mielomonocítica juvenil
Síndromes mielodisplásicos
Anemia refractoria
Anemia sideroblástica
Anemia refractoria con exceso de blastos
Anemia refractoria con exceso de blastos en transformación
Leucemia mielomonocítica crónica
Linfomas:
Linfoma Hodgkin
Linfoma no Hodgkin Burkitt Linfoma
Alteraciones congénitas eritrocitarias
beta-Talasemia major
Anemia Diamond-Blackfan
Aplasia pura de glóbulos rojos
Anemia de células falciformes
Anemias:
Anemia severa aplásica
Anemia diseritropoyética congénita
Anemia de Fanconi
Hemoglobinuria paroxística nocturna
Aplasia pura de glóbulos rojos
Desórdenes congénitos plaquetarios:
Amegacariocitosis / Trombocitopenia congénita
Trombastenia de Glanzmann
Desórdenes mieloproliferativos:
Mielofibrosis aguda
Metaplasia mieloide agnogénica (mielofibrosis idiopática)
Policitemia vera
Trombocitemia esencial
Anomalías congenitas del sistema inmune:
Inmunodeficiencia combinada severa
Inmunodeficiencia combinada severa con deficiencia adenosina deaminasa
Inmunodeficiencia combinada severa ligado al cromosoma X
Inmunodeficiencia combinada severa con ausencia de células T y B
Inmunodeficiencia combinada severa con ausencia de células T y células B normales
Síndrome de Omenn
Desórdenes del sistema inmune, neutropenias:
Síndrome de Kostmann
Mielocatexis
Otros desórdenes del sistema inmune:
Ataxia-Telangiectasia
Síndrome del linfocito desnudo
Inmunodeficiencia común variable
Síndrome de Digeorge
Deficiencia de adhesión leucocitaria
Desórdenes linfoproliferativos:
Desórdenes linfoproliferativos ligados al X
Síndrome de Wiskott-Aldrich
Desórdenes fagocíticos:
Síndrome de Chediak-Higashi
Enfermedad Granulomatosa crónica
Deficiencia de actina de los neutrófilos
Disgenesia reticular
Cáncer en la médula ósea:
Mieloma múltiple
Leucemia de células plasmáticas
Macroglobulinemia de Waldenstrom
Tumores sólidos:
Neuroblastoma
Retinoblastoma
Enfermedades congénitas:
Enfermedad de Gunther
Síndrome Hermansky-Pudlak
Síndrome Pearson
Síndrome Shwachman-Diamond
Mastocitosis sistémica
Enfermedades metabólicas congénitas:
Mucopolisacaridosis
Síndrome de Hurler
Síndrome de Scheie
Síndrome de Hunter
Síndrome de San Filippo
Síndrome de Morquio
Síndrome de Maroteaux-Lamy
Síndrome de Sly (MPS-VII)
Mucolipidosis II (enfermedad de célilas I)
Leucodistrofias
Adrenoleucodistrofia/Adrenomieloneuropatía
Enfermedad de Krabbe (leucodistrofia de células globosas)
Leucodistrofia metacromática
Enfermedad de Pelizaeus-Merzbacher
Enfermedad de almacenamiento lisosómico
Enfermedad de Gaucher
Enfermedad de Niemann-Pick
Enfermedad de Sandhoff
Enfermedad Tay-Sachs
Enfermedad de Wolman
Otros desórdenes:
Síndrome de Lesch-Nyhan
Osteopetrosis
De igual manera, las células madre de la sangre del cordón umbilical continúan utilizándose en numerosas terapias que en estos momentos se encuentran en fase de ensayo clínico para combatir enfermedades como la diabetes, lupus, parálisis cerebral, esclerosis múltiple, fibrosis quística, cardiomiopatía, cáncer de pulmón, carcinoma renal o incluso deficiencia visual entre otras aplicaciones prácticas.