Extraccion-Cordon-Umbilical

Donación de Cordón Umbilical

Como explicamos aquí, la sangre del cordón umbilical es una fuente rica en células madre hematopoyéticas con una alta capacidad de proliferación y diferenciación, obtenidas mediante un proceso sencillo e indoloro inmediatamente después del nacimiento del bebé. Por lo tanto, la sangre del cordón umbilical representa una alternativa real y viable al transplante de médula ósea para el tratamiento de algunas enfermedades graves.
El primer trasplante de cordón umbilical – específicamente de sangre procedente del cordón umbilical – tuvo lugar en Paris en 1988 a un niño de cinco años afectado por la anemia de Fanconi; una grave enfermedad hereditaria caracterizada por el fallo de la médula ósea, una predisposición al cáncer mayor de lo normal y ciertas anomalías congénitas.
Ahora, 25 años después del primer transplante de cordón umbilical, se han llevado a cabo este tipo de operaciones para tratar numerosos tipos de enfermedades incluyendo por ejemplo leucemias o ciertos tipos de linfomas.
En 2011 se realizaron solamente en España más de 2.600 trasplantes de células madre procedentes de la sangre del cordón umbilical, la médula ósea y sangre periférica, una cifra que muestra la tendencia ascendente que se viene dando desde el año 2006. Las células madre se utilizaron como tratamiento de la leucemia en 124 trasplantes antólogos (sangre del mismo paciente) y 665 alogénicos (sangre de un donante distinto al paciente).
Donación del Cordón Umbilical
Ciertas enfermedades congénitas o adquiridas (en esta página encontrarás la relación de enfermedades potencialmente tratables con células madre del cordón umbilical) son susceptibles a ser tratadas mediante donaciones de sangre de cordón umbilical. Lo más importante para estos pacientes es encontrar en el menor tiempo posible un donante compatible entre sus familiares más directos, si bien esto solamente sucede aproximadamente en un 30% de los casos y habitualmente debe recurrirse a donaciones anónimas de sangre del cordón umbilical.
A tal fin, desde hace años existen en distintos países Registros de Donantes Voluntarios de Médula Ósea. Estas bases de datos disponen de información de las personas que deseen ser donantes de médula ósea. Además, son los que realizan las búsquedas de un donante compatible para los pacientes que lo necesiten. En España, nuestro registro es el REDMO (Registro Español de Donantes de Médula Ósea) creado por la Fundación Carreras en 1991 y que dispone de un Acuerdo con la ONT y el Ministerio de Sanidad desde 1994.
Desde que surgió la posibilidad real de emplear sangre del cordón umbilical para estos pacientes, fueron creándose bancos de sangre de cordón umbilical en distintos países. En España existen varios bancos de sangre del cordón umbilical de carácter público, y es precisamente el Registro Español de Donantes de Médula Ósea mencionado anteriormente el organismo encargado de coordinar las búsquedas, tanto de donantes de médula ósea, como de muestras de sangre obtenidas de cordones umbilicales.
Cómo Donar Sangre del Cordón Umbilical?
Lo primero – y más importante – que hace falta para ser donante de sangre del cordón umbilical es una vocación altruista y una clara intención de ayudar a los demás de forma totalmente anónima, gratuita y desinteresada. Cualquier mujer sana puede donar sangre del cordón umbilical en el momento del parto.
Si estás embarazada y quieres donar sangre del cordón umbilical de tu bebé durante el parto, ponte en contacto con uno de los siete bancos de sangre de cordón existentes en España:
  • Banco de Cordón de Barcelona (Passatge Taulat, 116 08019 Barcelona. Teléfono 93 557 35 05).
  • Banco de Cordón de Málaga (Avenida Dr. Gálvez Ginachero, s/n 29009 Málaga. Teléfono 951 03 41 00)
  • Banco de Cordón de Madrid (Avenida Democracia, s/n 28032 Madrid. Teléfono 91 301 72 00/01).
  • Banco de Cordón del CTS de Galicia (Avenida Monte da Condesa, 15700 Santiago de Compostela. Teléfono 881 54 69 00 y 900 100 828).
  • Banco de Cordón del Hospital Universitario de Canarias (Calle Ofra, s/n La Cuesta 38320 La Laguna, Tenerife. Teléfono 922 678 645).
  • Banco de Cordón del CTS de Valencia (Avenida del Cid, 65-A 46014 Valencia. Teléfono 96 386 81 16)
  • Banco de Cordón del País Vasco (Barrio Labeaga, s/n 48960 Galdakao, Vizcaya. Teléfono 94 400 71 50).
Los bancos de sangre de cordón te facilitarán toda la información necesaria sobre el proceso de donación. Finalmente, deberás rellenar un cuestionario y firmar un consentimiento informado que acredita que has recibido toda la información acerca de la donación de sangre del cordón umbilical y que estás de acuerdo.
También es posible solicitar este documento en el momento del parto, aunque si crees que puedes estar interesada en ser donante de sangre del cordón umbilical recomendamos organizarlo con el mayor tiempo posible.
Una vez completada la documentación, la donante de sangre del cordón umbilical no tiene que hacer nada más. El equipo médico que atienda el parto se encargará de extraer una pequeña muestra de sangre del cordón umbilical, y será transportada y almacenada al banco de sangre de cordón adscrito a la comunidad autónoma correspondiente.
Recuerda que en última instancia la decisión de extraer la sangre del cordón umbilical la tiene el equipo médico que asiste el parto, independientemente de la opinión de la donante. Si alguna circunstancia del parto desaconseja la extracción por motivos médicos, ésta no se llevará a cabo independientemente de la intención de la donante.
Requisitos para Donar el Cordón Umbilical
Actualmente los requisitos para ser donante de sangre del cordón umbilical incluyen:
  • Ser una mujer sana mayor de edad.
  • Dar a luz en una maternidad autorizada para la extracción de sangre del cordón umbilical (aquí puedes obtener un listado de las maternidades públicas y privadas en España autorizadas para la extracción de sangre del cordón umbilical).
  • No padecer inestabilidad mental, intoxicación por alcohol o drogas.
  • No tener antecedentes o ser portadora de Hepatitis B, Hepatitis C, VIH o cualquier otro virus o infección que se pueda transmitir al receptor a través de la sangre del cordón umbilical.
  • No padecer o haber padecido Babesiosis (una enfermedad parasitaria similar a la malaria), Leishmaniasis Visceral (enfermedad parasitaria grave que afecta a personas y perros) o Enfermedad de Chagas (infección parasitaria común en Latino América y cada vez más presente en España).
  • No haber sido sometida a endoscopias con material flexible, cirugía mayor, acupuntura o haberse hecho un tatuaje en los cuatro meses anteriores al parto.
  • No padecer drogadicción o antecedentes de drogadicción por vía intravenosa.
  • No mantener relaciones sexuales con múltiples parejas, o haber ejercido la prostitución, durante los cuatro meses anteriores al parto.
  • No ser hemofílica o pareja sexual de hemofílico.
  • No tener antecedentes de enfermedad tumoral maligna, hematológica o auto-inmune que suponga riesgo de transmisión al receptor.
  • No padecer anemia grave.
Igualmente, para poder ser donante de sangre del cordón umbilical el embarazo no puede ser debido a donación de óvulos o semen y el peso del recién nacido debe superar los 2,5 kilos, no tener síntomas de infección, APGAR superior a 8 y buena evolución a los 10 minutos.
Existen otros procesos que podrían entorpecer la donación de sangre procedente del cordón, así que ante cualquier duda o caso particular es recomendable consultar con el personal sanitario del banco de sangre.
Aspectos Legales de la Donación del Cordón Umbilical
Los aspectos más destacables de toda donación de sangre del cordón umbilical incluyen:
1.) Confidencialidad – En ningún caso podrán desvelarse datos que permitan identificar al donante del cordón umbilical o al receptor de las células madre del cordón.
2.) Gratuidad: En ningún caso se podrá recibir compensación alguna por la donación ni se exigirá pago alguno al receptor de las células madre.
3.) Las muestras de sangre del cordón umbilical solamente podrán realizarse en centros médicos autorizados.
Proceso para Donar Sangre del Cordón Umbilical
Después de sacar una muestra de sangre del cordón umbilical del recién nacido durante el parto, éstas se transportan al banco de sangre de cordón del centro de transfusión correspondiente donde son sometidas a exhaustivos análisis clínicos para asegurar que la sangre cumple con los requisitos necesarios para llevar a cabo un transplante.
Los datos de cada muestra de sangre se incorporan en la base de datos del Registro Español de Donantes de Médula Ósea, y las unidades de sangre procedentes del cordón umbilical se congelan mediante un proceso de criopreservación (proceso por el cual células, tejidos u órganos son congelados a muy bajas temperaturas) para ser utilizados en futuros trasplantes.
Según la normativa española, todas las muestras de sangre preservadas en nuestro país están a disposición de quien lo necesite siempre y cuando exista una indicación médica y se contraste la compatibilidad entre el donante y el receptor como en cualquier otro caso de donación.
Ventajas de Donar el Cordón Umbilical Frente a Otra Alternativas
Una de las principales ventajas de la donación de sangre del cordón umbilical es que una vez extraída, procesada y analizada satisfactoriamente, la muestra de sangre ya está lista para su eventual transplante en un donante compatible. Por el contrario, cuando nos referimos a la donación de otros órganos y tejidos como la médula ósea, el proceso es mucho más complejo ya que primero hay que localizar a un donante compatible, someterle a las pruebas clínicas correspondientes y proceder a la extracción y análisis de la muestra. Durante este proceso puede perderse un tiempo valioso.
Otra ventaja de donar sangre del cordón umbilical es que no suele requerirse una compatibilidad tan elevada entre el donante de la muestra del cordón umbilical y el receptor de la misma, lo cual sí se requiere en el caso del trasplante de otros órganos y tejidos como por ejemplo el de médula ósea.
Igualmente, en la experiencia reciente de transplantes de sangre del cordón umbilical procedente de donaciones frente a transplantados con células madre procedentes de médula ósea hay menos casos de pacientes que han sufrido enfermedad de injerto contra huésped o rechazo. Igualmente, el riesgo de contagio de enfermedades infecciosas transmitidas por un transplante de sangre del cordón umbilical es menor que en los casos de donaciones de médula ósea.
Por último, el proceso de extracción de muestras de sangre del cordón umbilical no es doloroso para la madre ni para el recién nacido.